LOS COLEGIOS DE ABOGADOS FRENTE EL INTRUSISMO PROFESIONAL

Aunque es más habitual que el intrusismo profesional se produzca en el sector sanitario en forma de falsos médicos o curanderos,   en el tráfico jurídico – económico diario aparecen también  con cierta frecuencia supuestos de intrusismo profesional en el ejercicio de la abogacía: abogados que no tienen tal consideración y defienden o asesoran jurídicamente a clientes, especialmente extranjeros, utilizando para  confundir nombres como solicitors” “legal advisors” “ legal assistants” “legal experts” “convenyancing experts” …..

Además de atentar contra la reputación del colectivo de abogados, es evidente que estas actuaciones  de estas personas causan un perjuicio directo al cliente que contrata los servicios profesionales de asesoramiento jurídico y que confía su patrimonio, sus problemas e intereses al falso abogado.

Realizar actos propios de los abogados sin reunir los requisitos de estar en posesión de un título de licenciado o graduado en Derecho obtenido en España u homologado en España y estar incorporados a un Colegio de Abogados,  es intrusismo profesional y puedes ser considerado también como un delito regulado en el artículo 403 del Código Penal.

La razón de ser de  castigar este delito del intrusismo es proteger bienes jurídicos de la máxima relevancia constitucional, como son la vida, la integridad corporal, la libertad y la seguridad, tal y como ha señalado el Tribunal Constitucional en Sentencia 111/1993, de 25 de marzo, y concordantes, de ahí que únicamente se aplique a ciertas profesiones, entre ellas la de abogado, y se excluyan de forma expresa otras como son la de gestor administrativo o la de agente inmobiliario.

La Comunidad Valenciana  ha dado más un paso más allá  para  proteger  a los  consumidores y velar por el  prestigio de la Abogacía, aprobando el día  22 de febrero de 2019  una  modificación de la  Ley 6/1997, de Consejos y Colegios Profesionales de la Comunidad Valenciana otorgando potestad sancionadora a la Generalitat Valenciana para sancionar como infracción muy grave, con multa hasta 150.000-€, a  quienes realicen actividades propias de la profesión de abogado, sin estar en posesión del título de abogado y  registrado como ejerciente en un Colegio de Abogados.

Dicha modificación responde a una insistente demanda de todos los colegios profesionales de Abogados, los cuales  desarrollan una importante labor de protección tanto a los ciudadanos, como a los profesionales,  sobre todo, en materia de control deontológico”, estableciendo una serie de requisitos para su pertenencia al mismo, un sistema de sanciones para aquellos abogados incumplidores, e incluso  un seguro de responsabilidad civil profesional de todos sus miembros.

En esta línea de defensa de los consumidores, las víctimas y el prestigio de la profesión de abogado, el Colegio de Abogados de Orihuela  ha  desarrollado una campaña contra el intrusismo profesional y que en inglés dice así: “DON´T MAKE A MISTAKE, GO TO SEE YOUR LAWYER” .

Y para garantizar la cualificación profesional de los abogados, el  Consejo General de la Abogacía pone a disposición de todos los interesados  el Censo de Abogados, que es una herramienta que a través de un link permite introducir el nombre del abogado y comprobar al instante que el mismo ostenta tal condición.

https://www.abogacia.es/servicios-abogacia/censo-de-letrados/

El objetivo de esta campaña, de la cual se hace eco nuestro despacho, Imont Legal Services,  es concienciar a los consumidores de servicios jurídicos, así como a las agencias inmobiliarias, intermediarios, consulados, embajadas, y asociaciones de protección y ayuda a consumidores principalmente extranjeros, para que el patrimonio de las potenciales víctimas esté protegido en las manos de un abogado como único profesional cualificado para garantizar sus derechos, sus intereses y su patrimonio.

Los abogados de Imont Legal Services son miembros de los Colegios de Abogados de Murcia y Cartagena, con más de 16 años de experiencia en asesoramiento jurídico, tanto judicial como extrajudicial, de clientes internacionales, y sus servicios aparecen en las listas de recomendación de los consulados británico y Belga.